dimarts, 5 de juny de 2007

Tempus Fugit

Desde abril que no escribo. Sigh. No por falta de ganas, sino de tiempo. Ya. Lo sé. Veo la sonrisa socarrona esconida en el pefil de vuestro labios. Excusa trillada donde las haya, pero ¡ai!, cierta. Así como se acerca el fin del semestre, en relación inversamente proporcional decrece mi minutero. Lo lleva haciendo desde principios de mayo, y a pesar de las muchas charlas terapéuticas que he tenido con él, se niega a tomar un estilo de vida más sosegado. Mis reiteradas muestras de aprecio por mi propio pellejo tampoco han servido de nada. El minutero ha impueso su dictadura y en el horizonte no se otea su destronamiento. Tempus fugit. Veremos hasta cuando.

1 comentari:

Jonathan ha dit...

¿Seguimos con el "Tempus fugit"? :D

nabraçada noia!