dimecres, 23 d’abril de 2008

Sant Jordi 2008

El 23 d’abril de cada any se celebra, com segur que ja heu notat, el dia de Sant Jordi, el Dia de la Rosa y el Llibre. Però ¿d’on ve aquesta tradició? Us proposo, si en teniu ganes, de fer un recorregut històric-mític per desvestir els misteris d’aquesta tradició.

San Jordi, a més de patró d’Aragó i Catalunya, ho és també de Portugal, Gènova, Anglaterra, Lituània, Rússia, Geòrgia, Etiòpia i altres llocs. Però hi té diferents noms: Jordi (català), Jorge (castellà), Gorka (euskera), Xurxo (gallec), Georges (francès), George (anglès), Georg (alemany), Giorgio (italià), Georgos (grec) o Yuri (en rus). El nom té etimologia grega: ve de gea (terra) i ergon (treball). És a dir, que tenim un sant una mica agricultor i rústic, “el que treballa la terra”.

El nostre Sant Jordi fou un cavaller de Capadòcia conseller de l’emperador Dioclecià (284-305), o això diuen. Va elegir un mal moment per a fer-se cristià i abandonar una brillant carrera militar, perquè a l’emperador (o més aviat, al seu segon, Maximià, i diuen que per raons del cor) no li queien en molta gràcia els cristians que diguem. Això sí, el nostre bon Jordi va repartir les riqueses i béns entre els pobres i per mantenir-se fidel a les seves creences, fou martiritzat i decapitat l’any 303. Si s’hagués esperat només deu anys, no hauria tingut tanta mala sort el bon home, perquè Constantí va declarar aleshores la tolerància religiosa. Però en fi, coses que passen. A canvi, tenim la llegenda, que va córrer àmpliament per Europa durant l’Edat Mitjana.

La nostra catalana s’ambienta a Montblanc (Tarragona), on tinc entès hi fan una representació cada any, i per si no recordeu les classes de parvulets us la recordo. Diu la llegenda que un drac dolent dolent terroritzava la ciutat i exigia donzelles per endrapar, fins que un dia, per sorteig, va tocar en sort a la princesa d’ésser el plat fort del menú del drac. Però, és clar, com havíem de permetre que una dolça princesa fos malèvolament devorada (poc importa que fins aleshores les camperoles digerides haguessin estat ja unes quantes)? Així que quan el drac casi ja li havia casi clavat l’ullal dret a la princesa, va aparèixer el nostre Jordi, vailet ben ufanós i ben plantat, a la gropa del seu cavall blanc i va enfilar el drac en la seva llança, patentant l’estil “pinxito moruno”. Però ¡sorpresa! de la sang del drac nasqué un roser, del que el nostre valent cavaller va prendre una rosa i la regalà en proba d’amor a la princesa. No sabem si l’idil·li va acabar en casament i divorci, perquè no és el quid de la qüestió, és clar. Suposarem que van ésser feliços per sempre.

Hi ha altres històries circulant arreu. Diu el Costumari Català de Joan Amades que Sant Jordi fou escollit patró de cavalleria i de la noblesa catalana per l’ajuda que va donar a les conquestes del rei Pere I allà pel 1094, que va guanyar una batalla contra els sarracens invocant el nom del sant quan es va inventar allò de la Reconquesta. Una altra llegenda diu que Borrell II ca recuperar Barcelona amb l’ajuda de només 9 homes i amb el sant, que des de dels núvols i amb un llamp per espasa, els guiava. Així doncs, el sant era honrat a Barcelona amb torneigs i justes de cavalleria cada 23 d’abril a la Plaça del Born, i els cavallers en lluita regalaven roses a les seves dames.

Una celebració tan bonica no podia ser una cosa només de la noblesa, no, així que la festa es va popularitzar a través de la Fira dels Enamorats al s.XV, quan es representava la llegenda i es repartien roses. Per això, a Catalunya cada 23 d’abril és el dia dels enamorats, lligat a la festa de Sant Jordi. Recentment, la festa ha estat declarada dia mundial del llibre, coincidint amb la mort de Cervantes, Shakespeare i Josep Pla.

Així, cada 23 d’abril elles els regalen llibres a ells, i ells a elles roses roges, acompanyades normalment d’una espiga i una cinta amb la senyera. La rosa roja significa passió, l’espiga fecunditat i la senyera el patronatge del Sant Jordi, Conec a més una altra tradició més relacionada amb la cultura provençal i trobadoresca, en la què les dames exercien el patronatge de la cultura (i sustentaven la còpia i distribució dels poemes, simbolitzats pel fet que nosaltres, dones, regalem llibres). La rosa que ells ens regalen recorda al seu torn als poemes que els trobadors dedicaven a les seves dames, encara que l’amor del que parlen els trobadors (i les trobadoritz, que també existien) no és un amor passional, sinó que més aviat busca simbolitzar-se o inspirar-se en la dama.

Espero que us hagi agradat el recorregut per les nostres arrels. Personalment, és una de les meves festes preferides, encara que a Catalunya no sigui festiu. Podeu trobar aquesta informació i molta més googelegant, és molt fàcil. I sí, aquí va la rosa per a totes i tots!

Sant Jordi 2008

El 23 de Abril de cada año, se celebra Sant Jordi, día de la Rosa y del Libro. Pero ¿de dónde vendrá la tradición? Os propongo hacer un pequeño recorrido histórico-mítico para desentrañar los misterios de la tradición.

Sant Jordi, además de patrón de Aragón y Catalunya, es patrón de Portugal, Génova, Inglaterra, Lituania, Rusia, Georgia, Etiopía y otros sitios. Aunque se le conoce por nombres distintos: Jordi (catalán), Jorge (castellano), Gorka (euskera), Xurxo (gallego), Georges (francés), George (inglés), Georg (alemán), Giorgio (italiano), Georgos (griego) o Yuri (en ruso). El nombre tiene etimología griega: viene de gea (tierra) y ergon (trabajo). Es decir, que tenemos un santo un tanto agricultor y rústico, “el que trabaja la tierra”.

Nuestro Sant Jordi fue un caballero de Capadocia consejero del emperador Diocleciano (284-305), o eso dicen. Eligió un mal momento para hacerse cristiano y abandonar su carrera militar, porque al emperador (en realidad, a su segundo, Maximiano) no le caían en mucha gracia los cristianos que digamos. Eso sí, el buen hombre repartió sus bienes entre los pobres y por mantenerse fiel a su creencia, fue martirizado y decapitado en el año 303. Y aquí nació la leyenda, que ha circulado variada y ampliamente especialmente durante la Edad Media.

La nuestra catalana se ambienta en Montblanc (Tarragona), donde hacen anualmente una representación, según tengo entendido. Dice la leyenda que un dragón aterrorizaba la ciudad y exigía mujeres jóvenes para zampárselas, hasta que un día, por sorteo, le tocó en suerte a la princesa ser el plato fuerte del menú del dragón. Pero claro, ¿cómo íbamos a permitir que un dulce princesa fuera tan malévolamente devorada (poco importa que las campesinas a estas alturas hubieran sido ya una cuantas)? Así que cuando el dragón casi ya le había hincado el diente a la princesa, apareció nuestro Jordi, mozo bien lozano y dotado, a lomos de su caballo blanco y ensartó al dragón en su lanza, patentando el estilo pinchito moruno. Pero ¡sorpresa! de la sangre del dragón nació un rosal, del que nuestro valiente caballero tomó una rosa y la regaló en prueba de su amor a la princesa. No sabemos si la idílica historia acabó en boda y divorcio, porque no es el quid de la cuestión, claro. Vamos a suponer que vivieron felices para siempre.

Hay otras historias circulando por ahí. Dice el Costumari Català de Joan Amades que Sant Jordi fue elegido como patrón de la caballería y de la nobleza catalana por la ayuda que prestó a las conquistas del Pere I allá por el 1094, que ganó una batalla contra los sarracenos invocando el nombre del santo cuando aquello de la Reconquista fue inventado. Otra leyenda dice que Borrell II recobró Barcelona con tan solo nueve hombres y la ayuda del santo que, cabalgando por entre las nubes, blandía un relámpago por espada. Así que en Barcelona el santo era honrado con torneos y justas de caballería cada 23 de abril en la Plaça del Born, y los caballeros en justa regalaban rosas a sus damas.

Pero claro, una celebración tan bonita no podía ser sólo cosa de la nobleza, así que la fiesta se popularizó a través de la Fira dels Enamorats en el s. XV, cuando se representava la leyenda y se repartían rosas. Por eso, en Catalunya el 23 de abril es el día de los enamorados, ligado a la fiesta de Sant Jordi. Recientemente, la fiesta se ha convertido en el día mundial del libro, coincidiendo que en tal día murieron Cervantes, Shakespeare y también Josep Pla.

Así pues, cada 23 de abril ellas les regalan libros a ellos, y ellos a ellas rosas rojas, acompañadas normalmente por espigas y un lacito con la senyera. La rosa roja significa la pasión, la espiga la fecundidad y la senyera el patronaje de Sant Jordi. Sin embargo, conozco otra tradición relacionada más con la cultura provenzal y trovadoresca, en la que las damas ejercían el patronaje de la cultura (y sustentaban la copia y distribución de los poemas, simbolizado por el hecho de que nosotras regalemos libros). La rosa que ellos nos regalan remitiría a su vez al poema que los trovadores dedicaban a sus damas, aunque el amor del que habla el trobador (o la trobadoritz, que también existían) no es un amor pasional, sino más bien que busca simbolizarse en la dama, que es la inspiración del poema.

Espero que os haya gustado el recorrido por las raíces de la fiesta. Personalmente, es una de mis fiestas preferidas, aunque desgraciadamente no sea festivo. Podéis encontrar toda esta información googeleando por ahí, es muy fácil.

Por supuesto, ahí va mi rosa para tod@s, que no me he olvidado. J

dimarts, 1 d’abril de 2008

En el silencio ver lo inédito

Esta mañana he leído con atención el texto de Víctor Hernández colgado en Lupa protestante (tenéis el banner aquí abajo para la/el que quiera leerlo). Se titula “El silencio y el testimonio de las mujeres en la Resurrección”. Muchas gracias por el texto, creo que toca algunas cuestiones interesantes. Víctor habla de las mujeres que miran desde un silencio expectante, que espera, y luego se rompe en una explosión de vida. Pero es también el silencio del misterio (de lo inédito), “de la que sabe que no tiene todas las respuestas”. También recuerdan su vida de discipulado con Jesús, recuerdan sus palabras, y, cuando van a anunciar que Jesús ha resucitado, las toman por locas. Víctor enlaza la acción de recordar, el hecho de ser sujeto de salvación, con el delirio: Sí, la salvación es una experiencia de delirio. El texto de Víctor me ha sugerido algunos comentarios.
Lo primero es que en el silencio y desde el silencio de las mujeres se construye la realidad de lo inédito. Las mujeres, que aparentemente sólo miran sin hacer nada, no sólo apelarán luego a la memoria, sino que en su saber mirar ven el nacimiento de una nueva realidad que las permitirá estar en el mundo de una forma nueva, vivir de una forma nueva, sin sentir el peso de un orden del mundo que las desfigura por el hecho de ser mujeres. Aquí, la cualidad relacional de Jesús, que supera las estructuras de pecado del mundo, está expresada al máximo, creo. En el acto de recordar (cuando van al sepulcro), no sólo recuerdan las palabras de Jesús, sino su relación con él, que es una relación que no se rige por los mandamientos de este orden que las aleja de su cuerpo de mujer. Durante mucho tiempo, la teología feminista se preguntó cómo un hombre, que vivió en un cuerpo sexuado en masculino podía decir algo a la experiencia femenina. Esta es una pregunta que se tuvo que formular. De hecho, aún es necesario que se formule y se actualice, porque esto es la esencia de la cristología. La propia crítica bíblica, en la búsqueda del Jesús histórico, se ha interesado en ella: aún hoy se inquiere cómo un hombre que vivió hace veinte siglos y que vivía en un contexto marcadamente distinto al nuestro, puede decirnos algo. Lo sorprendente para mí no es sólo que lo dijera, sino que aún todavía hoy nos lo sigua diciendo y que para algunas y algunos tenga sentido. Pero yo creo que es la capacidad relacional de Jesús la que tiene que orientarnos en esta cuestión: su manera de estar en el mundo no era lo que se esperaba de un varón judío del s. I. Para él, la relación y la humanización de los y las marginados valía de sobras el desafío creativo a la convención. Es esta experiencia de relación la que lleva a las mujeres, a las discípulas, compañeras y amigas de Jesús, a hacer lo que han hecho muchas mujeres a lo largo de la historia: mirar desde la ventana (aunque aquí no hay ventana) con extrañeza al mundo.
La otra cuestión que me ha venido a la cabeza es que cuando las mujeres hablan, cuando hacen uso de la palabra y capturan esta nueva realidad con sus voces, no son creídas. ¡Se las llama locas! Esta irrupción de lo inédito ha encontrado lugar entre ellas, es origen de realidad, pero no todavía "en el mundo", que persiste en sus desprecios. Sus amigos, compañeros y hermanos deben ver y experimentar esa realidad por sí mismos, deben aprehenderla personalmente y en grupo. Por supuesto, en este mundo de los desprecios ellas no tienen la autoridad de ser portadoras de la buena nueva (¡Jesús ha resucitado!), pero la cuestión es que en el instante en que los discípulos, ellos, creen y ven (o ven y creen, según quien, buen Tomás en el que todas y todos nos reflejamos), las palabras de las mujeres deberían haber sido eco común. Yo creo que lo fueron, pero no por mucho tiempo. Todos y todas conocemos la historia: luego, muy poco después, casi incluso en la irrupción de este inédito (o mejor, cuando se conceptualizó ese inédito en categorías que no lo eran propias, porque ¿cómo hablar de lo inédito?), son llamadas al silencio: en los Hechos de los Apóstoles ya sólo aparecen de forma testimonial. Quedarán otra vez mirando desde la ventana. El problema es que el mundo que crearán en su silencio cada vez menos se corresponderá con el mundo de la iglesia. Incluso el silencio al que se las relega, concebido desde este mundo nuestro tan mundano, ya no tendrá esa capacidad creadora a los ojos de lo sancionado por la cristiandad oficial. Pero hay otros silencios, afortunadamente, silencios que aún retienen la inmediatez de lo inédito y se maravillan ante el misterio, gracias a Dios.